Calar Alto descubre dos planetas similares a la Tierra que pueden albergar vida.