Ocurrió en pleno centro de Córdoba. Para no despertar sospechas, llevó al pequeño consigo.