Necesitan un techo para los chicos. El comedor alimenta a lmás de 30 pibes del barrio. Robertito con ellos contando su historia.