Víctimas rompen el silencio por abusos sexuales sufridos a manos de sacerdotes católicos en Costa Rica.