El enredo de números que tuvimos a propósito del estimado de casi 500 millones de animales que han muerto en los incendios en Australia no tiene nombre.