El debate respecto de la reparación de los descendientes de personas esclavizadas regresó al congreso de Estados Unidos, tras una década de no hacerlo.