Guillermo Barrionuevo tiene 38 años, hace cinco es chofer de ERSA y tuvo un gesto que, de no ser por las redes sociales, hubiera pasado desapercibido.