El pacto político por una nueva Constitución trajo nuevamente a la palestra un debate que hace años no se daba: la eventual reposición del voto obligatorio.