En España, el Ministro de Sanidad llamó a las autoridades locales a dejar la política en un segundo plano y hacer caso a las advertencias de los científicos.