Trump ordenó contratar 15 mil nuevos agentes migratorios, para acelerar el proceso de deportación de los inmigrantes indocumentados de EE.UU.