En Louisville, Kentucky, donde sucedió el incidente el pasado 13 de marzo, dos policías fueron baleados y a esta hora se encuentran en condición estable.