En el 2018 se registró una baja en el consumo anual de huevos. Esto se debe a una variedad de factores: Precios, producción, disponibilidad, etcétera.